Jurisprudencia

Cabecera: El propietario que facilita el acceso por su vivienda para la instalación del ascensor comunitario debe ser indemnizado por las molestias e inconvenientes que se le ocasionan. Comunidad de propietarios. Elemento comun. Servidumbre de paso
Jurisdicción: Civil
Origen: Audiencia Provincial de Girona
Fecha: 14/12/2018
Tipo resolución: Sentencia Sección: Segunda
Número Sentencia: 481/2018 Número Recurso: 809/2018
Numroj: SAP GI 1495/2018
Ecli: ES:APGI:2018:1495
Voces sustantivas: Patentes, Propiedad horizontal, Servidumbre de paso, Daños y perjuicios, Domicilio, Incremento del valor, Indemnización de daños y perjuicios, Junta de propietarios, Inscripción registral, Puertos, Propiedad, Títulos de propiedad, Valor de mercado
Voces procesales: Prueba, Recurso de apelación, Audiencia previa, Contestación a la reconvención, Dictamen de peritos, Dictamen del perito, Dictamen pericial, Diligencias de ordenación, Informe pericial, Motivación de la sentencia, Prueba pericial, Reconvención, Valoración de la prueba pericial, Operaciones periciales, Tutela sumaria

ENCABEZAMIENTO:


Sección nº 02 Civil de la Audiencia Provincial de Girona (UPSD AP Civil Sec.02)
Plaza Josep Maria Lidón Corbí, 1, pl. 5a - Girona - C.P.: 17001
TEL.: 972942368
FAX: 972942373
EMAIL:aps2.girona@xij.gencat.cat
N.I.G.: 1702342120168133067
Recurso de apelación 809/2018 -2
Materia: Apelación civil
Órgano de origen:Sección Civil. Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 5 de Blanes
Procedimiento de origen:Procedimiento ordinario 152/2016
Parte recurrente/Solicitante: Soledad
Procurador/a: Fernando Janssen Cases
Abogado/a: Joan Baldoyra Bosch
Parte recurrida: COMUNIDAD DE PROPIETARIOS DEL EDIFICIO000
Procurador/a: Sheila Cara Martin
Abogado/a: Daniel Eduardo Adams Ponce
SENTENCIA Nº 481/2018
Ilmos. Sres:
PRESIDENTE
D. Jose Isidro Rey Huidobro
MAGISTRADOS
D. JOAQUIM FERNÁNDEZ FONT
D. JAUME MASFARRÉ COLL
Girona, 14 de diciembre de 2018

ANTECEDENTES DE HECHO:


PRIMERO. En fecha 19 de noviembre de 2018 se han recibido los autos de Procedimiento ordinario 152/2016 remitidos por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 5 de Blanes a fin de resolver el recurso de apelación interpuesto por el Procurador D. FERNANDO JANSSEN CASES, en nombre y representación de Dª. Soledad contra Sentencia de 9 de febrero de 2018 y en el que consta como parte apelada la Procuradora Dª. SHEILA CARA MARTIN, en nombre y representación de COMUNIDAD DE PROPIETARIOS DEL EDIFICIO000.
SEGUNDO. El contenido del fallo de la Sentencia contra la que se ha interpuesto el recurso es el siguiente: "Estimo íntegramente la demanda interpuesta por la parte actora en este procedimiento y, en consecuencia: 1) Declaro el derecho de la comunidad de propietarios del EDIFICIO000 " ( CALLE000 , nº NUM000 de Blanes) a instalar un ascensor en el patio de luces comunitario.
2) Condeno a Soledad a estar y pasar por la anterior declaración, a cumplir el acuerdo adoptado por la Junta de propietarios, a facilitar la instalación del ascensor retirando del patio de luces cualesquiera elementos que impidan la instalación, y a permitir el acceso de los operarios de la empresa instaladora al patio de luces a través de su vivienda para la realización de las obras.
3) Condeno a Soledad al pago de las costas de este procedimiento derivadas de la interposición de la demanda.
Desestimo la reconvención formulada por la parte demandada en este procedimiento y, en consecuencia, absuelvo a la comunidad de propietarios del EDIFICIO000 " ( CALLE000 , nº NUM000 de Blanes) de todas las pretensiones ejercitadas por Soledad , y condeno a esta al pago de las costas de este procedimiento derivadas de la interposición de la reconvención.".
TERCERO. El recurso se admitió y se tramitó conforme a la normativa procesal para este tipo de recursos.
Se señaló fecha para la celebración de la deliberación, votación y fallo, que ha tenido lugar el día 05/12/2018.
CUARTO. En la tramitación de este procedimiento se han observado las normas procesales esenciales aplicables al caso.
Se designó ponente al Magistrado D. Jose Isidro Rey Huidobro.

FUNDAMENTOS DE DERECHO:


PRIMERO.- La Comunidad de Propietarios del EDIFICIO000 , de la localidad de Blanes interpuso demanda contra Dª Soledad solicitando la declaración del derecho a instalar el ascensor en el patio de luces comunitario acordado en junta de propietarios y solicita con carácter principal la condena de la demandada a cumplir el acuerdo de la comunidad facilitando el acceso; y alternativamente la condena a permitir las servidumbre imprescindibles para realizar la obra.
Contestó a la demanda Dª Soledad allanándose a la demanda presentada de contrario, y a su vez formula demanda reconvencional en la que se solicita la condena de la parte actora principal y demandada reconvenida a la indemnización por los perjuicios morales y personales dimanantes de la ejecución de las obras, así como de los perjuicios materiales, funcionales y económicos dimanantes de la ubicación y uso de las instalaciones, que queden debidamente probados y cuantificados en el decurso del procedimiento, anunciando la aportación de dictamen pericial valorativo de los daños económicos de la instalación del ascensor, que no son cuantificados en la demanda, en la cual tampoco se aportan datos técnicos para su cuantificación.
Por la parte actora principal se contestó a la reconvención mostrando su desacuerdo y oponiéndose a las indemnizaciones por los conceptos reclamados; y anuncia, de conformidad con el art. 337 LEC prueba pericial médica, al no poder aportarla con la contestación, sin proponer o anunciar ninguna otra prueba frente a la pretensión indemnizatoria en la cual se anunciaba la aportación de dictamen pericial de valoración de los daños económicos derivados de la instalación del ascensor, los cuales no se cuantificaban en la demanda.
Por Diligencia de Ordenación de 9 de enero de 2017 se convoca a las partes a la audiencia previa para el 17 de marzo de 2017; y en el transcurso de la misma, la parte demandada en reconvención (actora principal), propone prueba pericial inmobiliaria de API y de arquitecto superior, que no había anunciado en su contestación a la reconvención, en tanto no se habían relacionado en esta los aspectos técnicos básicos para conocer el alcance de la pretensión ni la cuantía de la misma, que se remitía a lo que resulte del transcurso del procedimiento.
Dicha prueba es admitida por el juzgador "a quo" en base al art. 338.2 y 426.5 de la LEC, porque el contenido de la demanda reconvencional a la hora de la cuantificación de los daños y perjuicios ocasionados por la instalación del ascensor se remite a los que queden debidamente probados y cuantificados en el decurso del procedimiento; y por cuanto concurren racionales dudas sobre en qué va a consistir la admisión de las alegaciones complementarias que estime pertinentes después de la aportación del informe anunciado cuyo derecho se reserva la reconviniente.
Sostiene el recurso que dicha pericial fue admitida indebidamente y que no puede ser valorada en esta instancia.
No tiene razón la parte recurrente, porque la existencia de alegaciones complementarias, peticiones y adiciones propugnadas por la parte reconviniente en su demanda y en el acto de la audiencia previa, hasta el punto de que se desconocía el importe de los daños y perjuicios materiales, funcionales y económicos reclamados, que debían ser determinados y valorados mediante las correspondientes pruebas y alegaciones complementarias cuyo derecho se reservaba en la demanda, justificó la admisión de las pruebas periciales solicitadas de adverso en la audiencia previa, lo cual no generó indefensión en la parte contraria que tuvo ocasión de aportar su prueba, aclararla y complementarla, según solicitó y le fue admitido; a la vez que tuvo ocasión de conocer, cuestionar y pedir las aclaraciones y complementos que estimó oportunos, de las periciales admitidas a la parte demandada, en función de las alegaciones complementarias, rectificaciones, adiciones y peticiones efectuadas por quien ahora recurre, de forma que la admisión de dichos informes no comporta una ruptura del equilibrio procesal entre las partes, por lo que debe ser desestimado este motivo de apelación.
SEGUNDO.- Como segundo motivo de apelación se denuncia error en la valoración de la prueba y falta de motivación de la sentencia.
Los argumentos de la resolución recurrida por los que desestima la demanda, estriban en el hecho de que los daños y perjuicios cuya indemnización se reclama no se han producido, sino que se trata de daños futuros derivados de la ejecución de la obra de instalación de ascensor que todavía no se han producido ni existe la certeza de que se vayan a producir.
Y frente a ellos se alega que si bien puede haber daños que no habían aflorado todavía, al momento de celebrarse el juicio, el informe pericial aportado por ella como parte actora en reconvención ya arrojaba una elevada pérdida del valor de mercado del inmueble de la Sra. Soledad , por la ejecución conforme al acuerdo de la junta. Y que ambos peritos, tanto el que dictaminó a su instancia, como el de la parte contraria, coincidieron en que la reducción del patio comunitario utilizado por la apelante, suponía en todo caso una reducción del valor de mercado del inmueble, porque lo que hasta ahora computaba como un elemento que elevaba el valor, (el uso del patio de luces), ahora dejará de computar como tal.
Sostiene que el juzgador de instancia no concreta el motivo por el cual, a su entender no queda probada la certeza de los daños reclamados, concretamente no se pronuncia sobre el más evidente de dichos daños, que es la pérdida del valor de la vivienda de la reconviniente, aun disponiendo de los informes periciales aportados por ambas partes y contando con la defensa que de los mismos hicieron ambos peritos en el acto de la vista.
Entiende la apelante que el rechazo de la reconvención por tratarse de supuestos daños eventuales o futuros, puesto que no se han producido y no se acredita con certeza que se vayan a producir, parece olvidar que estamos hablando de un hecho cierto aprobado por la junta de propietarios con fuerza ejecutiva, cuya condena a facilitar su ejecución dejando paso a través de su vivienda, constituía el petitum de la demanda principal contra la demandada reconviniente, tratándose por ello de un hecho palmario del cual se desprende un daño cuantificable y debidamente cuantificado, sin perjuicio del momento en que la indemnización deba ser abonada.
No le falta razón a la recurrente, pues respecto a la afirmación de que se trata de daños futuros y eventuales, en nuestro sistema, la indemnización de daños y perjuicios requiere la prueba de su realidad y su cuantía, una vez producidos; pero en aquellos casos en que la realización de una determinada conducta determina por sí misma un daño "in re ipsa" como incontrovertible, evidente o patente, o de los hechos probados se desprenda necesaria y fatalmente la existencia del daño, entonces es posible la reclamación de su indemnización aunque no se haya producido todavía, tal y como se desprende de las SSTS de 30/09/1989, 19/10/1994, 23/02/1998, 16/03/1999, 29/03/2001, 15/12/2010, entre otras.
Este sería el caso que nos ocupa, en que la instalación de ascensor ha sido aprobada por la comunidad de propietarios en junta, con el correspondiente proyecto de instalación que permite apreciar el alcance y los efectos de la misma y el allanamiento de la aquí actora en reconvención al cumplimiento del acuerdo facilitando para ello el paso por su vivienda.
Se trata por tanto de una instalación evidente, de la cual se puede extraer el perjuicio que en su caso se pueda desprender para la misma, aunque todavía no se haya materializado la ejecución, pues resulta cierta tanto su producción como su alcance y existen dictámenes periciales que lo valoran. Se está reclamando la compensación dineraria por la imposibilidad de uso de una parte del patio interior y por el demérito o depreciación que para la vivienda de la actora comporta la instalación del ascensor; y por lo tanto, puede reclamarse la indemnización derivada de sus consecuencias, ya conocidas, tal y como sostiene la parte apelante, sin perjuicio de que se entre a valorar el efecto generado, en función de las pruebas practicadas en autos.
Consecuentemente, debe ser estimado el recurso en cuanto mantiene la certeza de unos daños derivados de la instalación aprobada y decidida, cuya indemnización se reclama con cita del art. 9.1 de la Ley de Propiedad Horizontal, pero que tiene su equivalencia en el art. 553-39, en relación con el art. 553- 25.5.a) y 553-30.3 del Codi Civil de Catalunya, de los cuales se desprende la obligación de compensar los daños que se causen en los elementos privativos o comunes afectados y en su caso el menoscabo que se produzca en los mismos.
TERCERO.- A partir de aquí, el recurso reitera la indemnización de los daños y perjuicios reclamados, incidiendo en la depreciación de la vivienda de la parte actora como consecuencia de la instalación y añadiendo la existencia de cualesquiera otros daños que puedan aflorar cuando las obras ya comenzadas concluyan.
Nada dice ahora de los daños biológicos y personales, que evidentemente han de quedar fuera de cualquier indemnización, puesto que el criterio del Dr Obdulio , neurólogo de la Sra. Soledad que compareció en calidad de perito, manteniendo la imprevisibilidad de la reacción de la apelante ante la realización de las obras; y el contenido documental, con unos antecedentes y evolución clínica negativa y progresiva informada en el dictamen de la Dra. Esther , que tampoco concreta y negó en el acto de la vista la trascendencia efectiva en la salud de la misma, la cual ya precisaba de supervisión y ayuda para todas las actividades de la vida y cuidado personal en mayo de 2016, según informe obrante al folio 83, se trata por tanto de unos perjuicios personales cuya incerteza y ausencia de plena identificación impide acordar su indemnización, manteniendo en este concreto extremo el criterio del órgano "a quo".
La realización de la obra "per se", implica molestias para la demandada que ha de permitir el paso de los operarios con las herramientas y materiales de la obra, aunque sea una sola vez, a través de su vivienda para llevar a cabo la instalación del ascensor, fruto de una obligación de la propietaria comunera de permitir el acceso a través de su vivienda, para llevar a cabo las obras en los elementos comunes, aprobadas por la comunidad en interés de la misma. Igualmente la ejecución de la obra durante dos meses, según el testigo Sr. Rosendo , técnico de la obra, provocará ruidos, polvo, vibraciones ..., que suponen inconvenientes e incomodidades, aunque se trate de una obra sin posteriores exigencias, en tanto se abrirá una puerta ahora inexistente que permita acceder al patio interior y al ascensor, desde el vestíbulo del edificio, sin necesidad de volver a pasar a través del piso de la apelante.
De lo razonado se desprende que no procede indemnización por daños personales y biológicos imprevisibles derivados de la instauración del ascensor. Pero sí que son susceptibles de ser compensadas las molestias que la realización de la obra comporta, afectando a la tranquilidad y sosiego de la propietaria que si bien no consta que pueda ver afectado su estado de salud, sí que se desprenden como racionales unos efectos de ansiedad e inquietud en una persona con una patología psico-física impotante, dignos de ser indemnizados, por mucho que la perito médico Sra. Esther los intente minimizar mediante el ajuste de la medicación y la hipoacusia (sordera) de la paciente.
CUARTO.- En cuanto a los daños y perjuicios por depreciación de la vivienda de la actora derivada de la instalación del ascensor, en ello incide el recurso por entender que estos sí se producen como consecuencia de la obra, citando la Sentencia del TSJC de 25/03/2013, donde complementa la jurisprudencia existente, cuando dice : " En consecuencia, procede completar la doctrina legal sentada en nuestra STSJC 15/2012, de 20 de febrero, declarando que la instalación del servicio de ascensor en una finca que careciese de él permite, igualmente, la constitución de una servidumbre con la oportuna indemnización de daños y perjuicios aunque implique la ocupación de parte del elemento privativo anexo o accesorio a una vivienda que viniera determinado como tal en el título de constitución, siempre que el gravamen no suponga una pérdida intolerable de funcionalidad o económica del mismo ponderadas racionalmente las circunstancias del caso y los intereses en juego." Al respecto han de efectuarse ciertas puntualizaciones, ante las particularidades que concurren en el caso analizado.
Así, el patio de luces donde se instala el ascensor es un elemento común, no privativo. Y tampoco constituye un anexo de uso privativo de la apelante, propietaria del NUM001 NUM002 del edificio, pues ni en el título de propiedad, ni en los estatutos se le confiere dicha condición.
Por lo tanto se trata de un elemento común, de uso comunitario, aunque por la configuración constructiva, en el sentido de que solo existe acceso al mismo desde la vivienda de la actora, haya venido siendo utilizado por ella de manera exclusiva desde que adquirió la vivienda en el año 1986, sin que en ningún momento fuese requerida por la comunidad para que cesase en dicho uso, hallándose por ello ante una posesión tolerada por la comunidad, que implica una mera detentación material, que le protege contra perturbaciones o usurpaciones, art. 521-2, en relación con el art. 522-7 del CCCat., pero de la cual puede ser privada al no venir asociada la tenencia a un concepto o derecho posesorio; ello sin perjuicio de la tutela sumaria de la posesión, incluso tolerada, frente a las vías de hecho, con el objetivo de mantenimiento de la paz jurídica, prevista también en el art. 250.1.4º de la LEC.
QUINTO.- Por lo que se refiere a la depreciación que experimenta la vivienda como consecuencia de la instalación del ascensor, por pérdida del valor de mercado de la misma, existen criterios técnicos contradictorios que han de ser valorados por la Sala.
Así, mientras que el perito de la parte actora (en reconvención) Sr. Victorio , concluye que la instalación del ascensor supone una pérdida de valor para la vivienda de quien lo propuso como perito, de un 33%, la perito de la contraparte viene a concluir que la instalación del ascensor supone para la vivienda de la actora un incremento del valor del 11%.
Conviene indicar que es criterio jurisprudencial reiterado el de que en la valoración de la prueba pericial el Juez o Tribunal deberá ponderar, entre otras, las siguientes cuestiones: a) Los razonamientos que contengan los dictámenes, y los que se hayan vertido en el acto del juicio o vista en el interrogatorio de los peritos, pudiendo no aceptar el resultado de un dictamen o aceptarlo, o incluso aceptar el resultado de un dictamen por estar mejor fundamentado que otro ( STS 10-2-1.994).
b) Deberá, también, tener en cuenta el Tribunal las conclusiones conformes y mayoritarias que resulten, tanto de los dictámenes emitidos por peritos designados por las partes, como de los dictámenes emitidos por peritos designados por el Tribunal, motivando su decisión cuando no esté de acuerdo con las conclusiones mayoritarias de los dictámenes ( STS 4-12-1.989 EDJ 1989/10881).
c) Otro factor a ponderar por el Tribunal deberá ser el examen de las operaciones periciales que se hayan llevado a cabo por los peritos que hayan intervenido en el proceso, los medios o instrumentos empleados y los datos en los que se sustenten sus dictámenes ( STS 28-1-1.995 EDJ 1995/50).
d) También deberá ponderar el Tribunal, al valorar los dictámenes, la competencia profesional de los peritos que los hayan emitido, así como todas las circunstancias que hagan presumir su objetividad, lo que le puede llevar, en el sistema de la Ley de Enjuiciamiento Civil EDL 2000/77463, a que se dé más crédito a los dictámenes de los peritos designados por el tribunal que a los aportados por las partes ( STS 31-3-1.997 EDJ 1997/2111).
e) La jurisprudencia entiende que, en la valoración de la prueba por medio de dictamen de peritos, se vulneran las reglas de la sana crítica, en los siguientes supuestos: -Cuando no consta en la sentencia valoración alguna en torno al resultado del dictamen pericial ( STS 17-6-1.996 EDJ 1996/5305).
-Cuando se prescinde del contenido del dictamen, omitiendo datos, alterándolo, deduciendo conclusiones distintas, valorándolo incoherentemente etc. (STS 20-5- 1.996 EDJ 1996/3296).
-Cuando, sin haberse producido en el proceso dictámenes contradictorios, el Tribunal en base a los mismos, llega a conclusiones distintas de las de los dictámenes ( STS 7-1-1.991 EDJ 1991/93).
- Cuando los razonamientos del Tribunal en torno a los dictámenes atenten contra la lógica y la racionalidad; o sean arbitrarios, incoherentes y contradictorios; o lleven al absurdo ( SSTS 11-4-1.998 EDJ 1998/2815, 13-7-995 EDJ 1995/4676 y 15-7-1988 EDJ 1988/16795).
En la STS de 6-4-2000 EDJ 2000/7011 se afirma que "Los juzgadores no están obligados a someterse a la prueba pericial y de concurrir varias pueden optar por la que se les presente como más objetiva y ajustada a la realidad del pleito e incluso atender en parte a las diversas periciales concurrentes en aquello que estimen de interés y en relación a las demás pruebas".
SEXTO.- Atendiendo a dichas premisas, destaca la Sala la manifiesta contradicción de los criterios periciales aportados a los autos, presididos por tan manifiesta propensión al favorecimiento de los intereses de quien los propone, que de poco sirven a la Sala para valorar si existe un perjuicio indemnizable y cuál sería la cuantía de este.
Por ello, este tribunal parte de las siguientes premisas a tener en cuenta a efectos de apreciar la existencia y cuantía de los daños y perjuicios reclamados: La realización de las obras de instalación de ascensor, por sí mismas conllevan unas molestias e inconvenientes para la propietaria del piso contiguo a las mismas que se estiman dignos de ser compensados económicamente.
La instalación de ascensor es cierto que normalmente supone una revalorización del edificio; pero esta no repercute, o no repercute por igual en todos los pisos y elementos independientes, pues mientras resulta francamente favorable para aquellos que se sirven del mismo para acceder a su piso, por encontrarse a diferentes alturas, no lo es para aquellos elementos que se encuentran en las plantas bajas, que no solo no les beneficia, sino que incluso les perjudica al implicar pérdidas de superficie, de luz, provocar ruidos...etc, que con frecuencia son contemplados por los propios comuneros en acuerdos adoptados en junta, exonerando de gastos o propiciando cualquier tipo de compensación, pues privar a los propietarios de las facultades de uso o disfrute de elementos comunes, requiere su consentimiento expreso, art. 553-25.4 del CCCat.
Que el ascensor instalado permita a la propietaria de la planta NUM001 acceder con el mismo a la azotea y utilizar así servicios comunes como antenas de televisión, tendederos, trasteros...etc, constituiría un motivo para paliar o aminorar su derecho indemnizatorio, pero no para eliminarlo completamente, por tratarse de un uso coyuntural o accesorio que en modo alguno equilibra o iguala el perjuicio generado. Y en el presente caso, no se acredita además que la Sra. Soledad disponga de trastero o tendedero en la azotea del edificio, lo cual no consta en el título de propiedad y no lo demuestra la manifestación de la perito Sra. Montserrat en el acto de la vista, en el sentido de que vio tendederos en la azotea (no se sabe de quién), una antena colectiva y bajantes, cuyo uso y utilidad para la actora, a efectos de beneficiarse del ascensor instalado es absolutamente irrelevante.
La zona sobre la cual se instaura el ascensor y su maquinaria no es propiedad de la demandante, la cual tampoco tiene atribuido el uso exclusivo del patio de luces, sino que se trata de un elemento común que es detentado por aquella por mera tolerancia.
La instalación del ascensor provoca una reducción de la zona de uso exclusivo tolerado del patio de luces, de 7,20 m2 de superficie, pero quedan unos 4 m2 de los que la apelante no se ve privada, de modo que estos han de quedar excluidos de la afectación.
La vivienda de la actora pierde o ve reducida sustancialmente la iluminación y ventilación natural del baño, pues por la instalación y funcionamiento del ascensor resulta afectada la ventana del mismo, a través de la cual no entrará luz y la ventilación natural se verá sustituida por corrientes convectivas, provocadas por las subidas y bajadas de la caja.
La instalación de la maquinaria del ascensor en la planta NUM001 , (patio comunitario), provocará ruidos y vibraciones que aunque sean mínimas al cumplirse en el proyecto los requerimientos reglamentarios, afectarán a la vivienda de la apelante, generando unos inconvenientes que antes no presentaba.
La solución constructiva contemplada hace innecesario el gravamen del piso de la apelante con servidumbre de paso alguna, puesto que la instalación dará acceso al ascensor para su uso y mantenimiento desde el vestíbulo del edificio, sin necesidad de tener que pasar ni utilizar la vivienda de la actora para ello.
La consecuencia de todo lo expuesto es que ciertamente la vivienda de la actora sufre una depreciación a consecuencia de la instalación del ascensor, la cual no le genera una utilidad real que sí proporciona a los comuneros de las plantas elevadas, generándole un detrimento funcional y económico que debe ser indemnizado.
E igualmente la realización de la obra en el patio comunitario contiguo que viene utilizando por tolerancia de la comunidad desde el año 1986, que adquirió la vivienda, le comporta unos perjuicios e inconvenientes durante los 60 días que durarán las obras.
Ahora bien, en cuanto al alcance económico de la indemnización, teniendo en cuenta las características de la posesión ejercida, meramente tolerada; la limitada afectación de la habitabilidad, aunque sí se da; y la duración de la obra con las molestias que comporta, considera la Sala que es absolutamente desproporcionada e inaceptable la depreciación cifrada por el perito Sr. Victorio en un 33% del valor de la vivienda. Y también se aprecia como inasumible la revalorización de la vivienda NUM001 NUM002 en un 11%, por la colocación de un ascensor que objetivamente no le proporciona ningún beneficio y sí perjuicios, lo cual lleva a rechazar de plano los argumentos del dictamen de la perito Sra. Montserrat.
El perjuicio que ocasiona a la vivienda se pondera en una depreciación del precio de mercado de la misma, de un 5%, porcentaje razonable atendiendo a la naturaleza e importancia del menoscabo.
Tratándose de una vivienda de 74 metros cuadrados, superficie con la que figura en la inscripción registral; y tomando como referencia el precio de 1.374 €/m2 informado en el dictamen del perito Sr. Victorio , que ha utilizado un método de comparación para obtener el precio de mercado, perfectamente asumible por el tribunal, al contemplar precios de viviendas situadas en la misma calle y de características equivalentes, resulta que el precio de la vivienda de la actora será de 101.676 €. Aplicado al mismo el 5% resulta una depreciación de 5.083,80 €.
Añadiéndose al mismo una compensación económica por el perjuicio que comporta la ejecución de las obras durante 60 días en el patio inmediato a la vivienda, haciendo huecos en la pared, levantando el pavimento, instalando maquinaria ...etc, debiendo ser soportado por una persona con una patología grave de "Demencia con Cossos de Lewy" con necesidad de supervisión y ayuda para todas las actividades de la vida diaria, se pondera en una indemnización de 15 € diarios la indemnización por la afectación temporal de la tranquilidad y sosiego del domicilio de la apelante, que suponen 900 €.
La suma de ambos conceptos indemnizatorios asciende a 5.893,80 € que deberán ser satisfechos por la Comunidad de Propietarios demandada en reconvención, lo cual supone la revocación de la sentencia apelada en el extremo que desestima totalmente la reconvención. Y en su lugar, se estima parcialmente la misma condenando a la demandada a pagar a la actora dicha cantidad referida, con la correspondiente repercusión en cuanto a las costas de la reconvención.
SÉPTIMO.- La parcial estimación del recurso de apelación, con revocación de la sentencia de primera instancia en cuanto a este pronunciamiento; y estimación parcial, en su lugar, de la demanda reconvencional, conlleva la no especial imposición de las costas relativas a la reconvención, en ambas instancias, conforme a los arts 394.2 y 398.2 de la LEC.
VISTOS los preceptos legales citados y demás de general y pertinente aplicación.

FALLO:

Que estimando en parte el recurso de apelación interpuesto por el Procurador D. FERNANDO JANSSEN CASAS en nombre y representación de Dª Soledad , contra la sentencia de 9 de febrero de 2018, del Juzgado de 1ª Instancia nº 5 de Blanes, dictada en los autos de Procedimiento Ordinario nº 152/2016, de los que el presente Rollo dimana, revocamos dicha resolución en el pronunciamiento relativo a la desestimación de la reconvención.
En su lugar, estimamos en parte la demanda reconvencional formulada por la representación de Dª Soledad , contra la COMUNIDAD DE PROPIETARIOS del EDIFICIO000 de la CALLE000 NUM000 , de la localidad de Blanes, y condenamos a esta a satisfacer a la actora reconviniente, la cantidad de 5.893,80 €, con los intereses de mora procesal desde la presente resolución.
Todo ello sin hacer especial imposición de las costas de la reconvención en ambas instancias.
Se confirman los restantes pronunciamientos de la sentencia apelada.
Devuélvase el depósito efectuado para recurrir.
De acuerdo con la Disposición Final 16 y la Disposición Transitoria Tercera de la LEC 1/2000, contra esta Sentencia cabe recurso de casación ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya solamente si concurre la causa prevista en el apartado tercero del número 2 del artículo 477. También cabe recurso extraordinario por infracción procesal ante el mismo Tribunal conforme a lo previsto en los artículos 468 y siguientes de la misma norma, siempre que concurra aquel interés casacional exigido por el recurso de casación y se formule de manera conjunta con este; dichos recursos deberán interponerse ante esta Sala en el plazo de veinte días.
Notifíquese esta resolución a las partes y, una vez firme, remítanse las actuaciones originales al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción del que proceden.
Así lo ha decidido la Sala, integrada por los Ilmos. Sres. Magistrados ya indicados, quienes, a continuación, firman.