Jurisprudencia

Cabecera: Propiedad horizontal. Acción de reclamación de cantidad en concepto de indemnización a la comunidad de propietarios por daños sufridos en local comercial como consecuencia de las filtraciones provenientes de la cubierta. Elementos comunes y elementos privativos. Estima la demanda contra la comunidad de propietarios en cuanto el daño que proviene de un elemento común por defecto de impermeabilización, siendo este un cuidado que la propia comunidad asume como propio.
Jurisdicción: Civil
Origen: Audiencia Provincial de Pontevedra
Fecha: 27/03/2018
Tipo resolución: Sentencia Sección: Sexta
Número Sentencia: 90/2018 Número Recurso: 396/2017
Numroj: SAP PO 329/2018
Ecli: ES:APPO:2018:329
Voces sustantivas: Depósito, Propiedad horizontal, Reparaciones necesarias, Carácter privativo, Costas del recurso, Propiedad
Voces procesales: Recurso de apelación, Avales, Informe pericial

ENCABEZAMIENTO:


AUD. PROVINCIAL SECCION N. 6
PONTEVEDRA
N10250
C/LALÍN, NÚM. 4 - PRIMERA PLANTA - VIGO
Tfno.: 986817388-986817389 Fax: 986817387
EO
N.I.G. 36057 42 1 2016 0005963
ROLLO: RPL RECURSO DE APELACION (LECN) 0000396 /2017
Juzgado de procedencia: XDO. PRIMEIRA INSTANCIA N. 8 de VIGO
Procedimiento de origen: ORDINARIO LPH-249.1.8 0000395 /2016
Recurrente: C.P. TRAVESIA DIRECCION000 NUM000
Procurador: JOSE FRANCISCO VAQUERO ALONSO
Abogado: LINO ROMERO ALONSO
Recurrido: Pascual
Procurador: VANESSA NUÑEZ MARTINEZ
Abogado: FRANCISCO JAVIER TEBAR SENDIN
LA SECCIÓN SEXTA DE LA AUDIENCIA PROVINCIAL DE PONTEVEDRA, SEDE VIGO, compuesta
por los Ilmos. Sres. Magistrados DON JAIME CARRERA IBARZÁBAL, Presidente DON JULIO PICATOSTE
BOBILLO y DOÑA MAGDALENA FERNÁNDEZ SOTO, ha pronunciado la siguiente:
SENTENCIA núm. 90/18
En Vigo, a veintisiete de marzo de dos mil dieciocho.
VISTO en grado de apelación ante esta Sección 6ª de la Audiencia Provincial de Pontevedra, sede
Vigo, los autos de juicio ordinario número 395/2016, procedentes del JDO. PRIMERA INSTANCIA 8 DE VIGO,
a los que ha correspondido el Rollo de apelación 396/2017 , en los que aparece como parte apelante : la
demandada COMUNIDAD DE PROPIETARIOS TRAVESIA DIRECCION000 NÚMERO NUM000 DE VIGO,
representada por el Procurador don José Francisco Vaquero Alonso y asistida del Letrado don Lino Romero
Alonso y, como parte apelada : el demandante DON Pascual , representado por la Procuradora doña Vanessa
Núñez Martínez y asistido del Letrado don Francisco Javier Tebar Sendín.
Siendo Ponente el Ilmo. Magistrado DON JULIO PICATOSTE BOBILLO, quien expresa el parecer de
la Sala.

ANTECEDENTES DE HECHO:


PRIMERO.- Por el Juzgado de 1ª Instancia núm. 8 de esta ciudad, se dictó sentencia con fecha 17 de febrero de 2017 , en el procedimiento del que dimana este recurso. La expresada sentencia contiene en su fallo el siguiente pronunciamiento: " Que estimando la demanda formulada en autos de juicio ordinario nº 395/2016, por la Procuradora doña Vanessa Núñez Martínez, en nombre y representación de don Pascual , contra la Comunidad de Propietarios del edificio situado en el nº NUM000 de la calle Travesía DIRECCION000 de esta ciudad, debo condenar y condeno a la demandada a acometer las obras de reparación de la terraza existente en el piso NUM001 NUM002 del inmueble conforme al informe pericial de don Antonio , acompañado con la demanda, y a abonar al actor la suma de MIL CINCUENTA EUROS (1.050 €), así como las costas procesales causadas ."

SEGUNDO.- Contra la referida resolución se interpuso recurso de apelación por la representación procesal de la COMUNIDAD DE PROPIETARIOS TRAVESÍA DIRECCION000 Nº NUM000 , que fue admitido a trámite y, conferido el oportuno traslado, se formuló oposición al mismo por la parte contraria.
Elevadas las actuaciones para la resolución del recurso de apelación interpuesto, se formó el correspondiente Rollo de Sala, señalándose el día 18 de enero, para que tuviera lugar la deliberación, votación y fallo.
TERCERO.- Por la parte recurrente se ha efectuado el depósito para recurrir exigido por la Disposición Adicional 15ª de Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial introducida por la Ley Orgánica 1/2009, de 3 de noviembre.

FUNDAMENTOS DE DERECHO:


PRIMERO .- El demandante reclama de la comunidad de propietarios la indemnización por el daño sufrido en su local comercial como consecuencia de las filtraciones provenientes de su cubierta.
Hemos de aclarar que la cubierta en cuestión fue realizada, no por el ahora demandante, sino por propietario anterior -al parecer el promotor- del citado local comercial haciendo uso de la facultad que se contiene en el título constitutivo. En este, en efecto, se faculta al propietario del local comercial para que pueda cubrir y cerrar total o parcialmente el terreno posterior que lleva inherente. En el caso de llevar a cabo la cubrición y se haga al mismo nivel que la placa que hace de techo del actual local, acondicionará la cubierta como terraza para ser utilizada como inherente a la vivienda NUM003 de planta NUM001.
Tal como está redactada esta cláusula en el título constitutivo no cabe sino entender que la cubierta del local una vez construida pasa a ser elemento común. Otra cosa requeriría una especificación en contra en el mismo título. En efecto, se dice en él que la cubierta debe construirse de modo que valga y quede acondicionada como terraza. Siendo así, si en el título se dice que pasa a ser terraza y, repetimos, sin ninguna otra especificación sobre la misma, debe entenderse que pasa a ser elemento común, tanto porque esa es la condición que corresponde a las cubiertas ( art. 396 del CC ), como porque además ha de entenderse que todo elemento del que no se predique específicamente su carácter privativo ha de valer como elemento común. Según la doctrina jurisprudencial, serán parte del inmueble todos los servicios y elementos comunes con que cuente realmente el edificio, no designados como privativos, se mencionen o no específicamente en el art. 396 del CC ( SSTS 11-febrero- 2009 ). Por su parte la STS de 24 de febrero de 1994 ha dicho también que todo aquello que no se ha descrito como elemento privativo en el título de división horizontal ha de ser considerado como elemento común aunque no lo fuere por naturaleza.
Pues bien, en este caso, al preverse la posibilidad de construcción de cubierta por el propietario del bajo, de modo que se haga una terraza que, salvo un desnivel que las diferencia físicamente, es prácticamente continuación de otra terraza común, sin hacer expresa mención que sea elemento privativo del dueño del local que lo cubre, está entonces conformándose como elemento común, de acuerdo con la doctrina que acabamos de exponer, lo sepa o no la comunidad y ello aunque con propietario anterior hubiera compartido las obras de arreglo o mantenimiento de ambas terrazas contiguas en proporción a sus respectivas superficies. Por otra parte, en el mismo título constitutivo se dice que acondicionada la cubierta como terraza para ser utilizada como inherente a la vivienda de la planta NUM001 , lo que no parece sea compatible con la idea de que la cubierta de nueva construcción fuese de propiedad privativa del dueño del local, el cual, por cierto, no tiene acceso directo o propio a dicha cubierta (se accede desde la finca a la que se hace inherente su uso, el NUM001 NUM002 ).
SEGUNDO .- Si la cubierta se hubiera hecho con defectos constructivos que fueran causa de las filtraciones, y fuera esta la primera reparación necesaria, no habría inconveniente en atribuir la responsabilidad del daño al propietario primitivo (parece que el mismo promotor) ejecutor de la obra. Pero, al margen del muy prolongado tiempo transcurrido desde la construcción de la cubierta, del informe pericial no se desprende que originariamente se hubiera construido defectuosamente o al margen de las buenas prácticas, ni que las actuales filtraciones fueran consecuencia de aquellos defectos.
Por el contrario, la comunidad procedió a la impermeabilización de la otra terraza (lo que equivale a un 30% de la cubierta total) y exigió del propietario anterior, se hiciese cargo de la impermeabilización de la cubierta litigiosa (un 70% del total). Dos aclaraciones debemos hacer al respecto: a) que si la comunidad procedió a la impermeabilización de la terraza primeramente construida, está admitiendo o reconociendo que a ella incumben o acepta hacerse cargo de las tareas de mantenimiento consistentes en los trabajos de impermeabilización, aun tratándose de terraza cuyo uso no es común, sino de la vivienda que tiene acceso b) que el hecho de que el anterior propietario del local comercial admitió hacerse cargo - inducido por la propia comunidad de propietarios- de la impermeabilización del segundo tramo, es decir, la segunda terraza que cubre aquel local, en modo alguno esa actitud condescendiente o resignada avala la tesis jurídica de la comunidad de propietarios ni altera la doctrina antes apuntada ni sus consecuencias jurídicas.
Por todo lo dicho, es razonable la estimación de la demanda contra la comunidad de propietarios en cuanto el daño que proviene de un elemento común por defecto de impermeabilización, siendo este un cuidado que la propia comunidad asume como propio.
TERCERO. - El art. 398.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil establece que "cuando sean desestimadas todas las pretensiones de un recurso de apelación, extraordinario por infracción procesal o casación, se aplicará, en cuanto a las costas del recurso, lo dispuesto en el art. 394" en consecuencia, al no prosperar el recurso de apelación interpuesto y ser rechazada la pretensión impugnativa de la parte apelante, le han de ser impuestas las costas de esta segunda instancia.
CUARTO .- Según el apartado 9 de la disposición adicional decimoquinta de la Ley Orgánica del Poder Judicial , "cuando el órgano jurisdiccional inadmita el recurso o la demanda, o confirme la resolución recurrida, el recurrente o demandante perderá el depósito, al que se dará el destino previsto en esta disposición.".
Toda vez que el recurso es desestimado y confirmada la sentencia apelada, se tiene por perdido el depósito constituido para recurrir al que se dará el destino previsto en el apartado 10 de la citada norma.
En atención a lo expuesto, en nombre del Rey y en ejercicio de la potestad jurisdiccional que nos confiere la Constitución Española,

FALLO:

ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- Por el Juzgado de 1ª Instancia núm. 8 de esta ciudad, se dictó sentencia con fecha 17 de febrero de 2017 , en el procedimiento del que dimana este recurso. La expresada sentencia contiene en su fallo el siguiente pronunciamiento: " Que estimando la demanda formulada en autos de juicio ordinario nº 395/2016, por la Procuradora doña Vanessa Núñez Martínez, en nombre y representación de don Pascual , contra la Comunidad de Propietarios del edificio situado en el nº NUM000 de la calle Travesía DIRECCION000 de esta ciudad, debo condenar y condeno a la demandada a acometer las obras de reparación de la terraza existente en el piso NUM001 NUM002 del inmueble conforme al informe pericial de don Antonio , acompañado con la demanda, y a abonar al actor la suma de MIL CINCUENTA EUROS (1.050 €), así como las costas procesales causadas ."

SEGUNDO.- Contra la referida resolución se interpuso recurso de apelación por la representación procesal de la COMUNIDAD DE PROPIETARIOS TRAVESÍA DIRECCION000 Nº NUM000 , que fue admitido a trámite y, conferido el oportuno traslado, se formuló oposición al mismo por la parte contraria.
Elevadas las actuaciones para la resolución del recurso de apelación interpuesto, se formó el correspondiente Rollo de Sala, señalándose el día 18 de enero, para que tuviera lugar la deliberación, votación y fallo.
TERCERO.- Por la parte recurrente se ha efectuado el depósito para recurrir exigido por la Disposición Adicional 15ª de Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial introducida por la Ley Orgánica 1/2009, de 3 de noviembre.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO .- El demandante reclama de la comunidad de propietarios la indemnización por el daño sufrido en su local comercial como consecuencia de las filtraciones provenientes de su cubierta.
Hemos de aclarar que la cubierta en cuestión fue realizada, no por el ahora demandante, sino por propietario anterior -al parecer el promotor- del citado local comercial haciendo uso de la facultad que se contiene en el título constitutivo. En este, en efecto, se faculta al propietario del local comercial para que pueda cubrir y cerrar total o parcialmente el terreno posterior que lleva inherente. En el caso de llevar a cabo la cubrición y se haga al mismo nivel que la placa que hace de techo del actual local, acondicionará la cubierta como terraza para ser utilizada como inherente a la vivienda NUM003 de planta NUM001.
Tal como está redactada esta cláusula en el título constitutivo no cabe sino entender que la cubierta del local una vez construida pasa a ser elemento común. Otra cosa requeriría una especificación en contra en el mismo título. En efecto, se dice en él que la cubierta debe construirse de modo que valga y quede acondicionada como terraza. Siendo así, si en el título se dice que pasa a ser terraza y, repetimos, sin ninguna otra especificación sobre la misma, debe entenderse que pasa a ser elemento común, tanto porque esa es la condición que corresponde a las cubiertas ( art. 396 del CC ), como porque además ha de entenderse que todo elemento del que no se predique específicamente su carácter privativo ha de valer como elemento común. Según la doctrina jurisprudencial, serán parte del inmueble todos los servicios y elementos comunes con que cuente realmente el edificio, no designados como privativos, se mencionen o no específicamente en el art. 396 del CC ( SSTS 11-febrero- 2009 ). Por su parte la STS de 24 de febrero de 1994 ha dicho también que todo aquello que no se ha descrito como elemento privativo en el título de división horizontal ha de ser considerado como elemento común aunque no lo fuere por naturaleza.
Pues bien, en este caso, al preverse la posibilidad de construcción de cubierta por el propietario del bajo, de modo que se haga una terraza que, salvo un desnivel que las diferencia físicamente, es prácticamente continuación de otra terraza común, sin hacer expresa mención que sea elemento privativo del dueño del local que lo cubre, está entonces conformándose como elemento común, de acuerdo con la doctrina que acabamos de exponer, lo sepa o no la comunidad y ello aunque con propietario anterior hubiera compartido las obras de arreglo o mantenimiento de ambas terrazas contiguas en proporción a sus respectivas superficies. Por otra parte, en el mismo título constitutivo se dice que acondicionada la cubierta como terraza para ser utilizada como inherente a la vivienda de la planta NUM001 , lo que no parece sea compatible con la idea de que la cubierta de nueva construcción fuese de propiedad privativa del dueño del local, el cual, por cierto, no tiene acceso directo o propio a dicha cubierta (se accede desde la finca a la que se hace inherente su uso, el NUM001 NUM002 ).


SEGUNDO .- Si la cubierta se hubiera hecho con defectos constructivos que fueran causa de las filtraciones, y fuera esta la primera reparación necesaria, no habría inconveniente en atribuir la responsabilidad del daño al propietario primitivo (parece que el mismo promotor) ejecutor de la obra. Pero, al margen del muy prolongado tiempo transcurrido desde la construcción de la cubierta, del informe pericial no se desprende que originariamente se hubiera construido defectuosamente o al margen de las buenas prácticas, ni que las actuales filtraciones fueran consecuencia de aquellos defectos.
Por el contrario, la comunidad procedió a la impermeabilización de la otra terraza (lo que equivale a un 30% de la cubierta total) y exigió del propietario anterior, se hiciese cargo de la impermeabilización de la cubierta litigiosa (un 70% del total). Dos aclaraciones debemos hacer al respecto: a) que si la comunidad procedió a la impermeabilización de la terraza primeramente construida, está admitiendo o reconociendo que a ella incumben o acepta hacerse cargo de las tareas de mantenimiento consistentes en los trabajos de impermeabilización, aun tratándose de terraza cuyo uso no es común, sino de la vivienda que tiene acceso b) que el hecho de que el anterior propietario del local comercial admitió hacerse cargo - inducido por la propia comunidad de propietarios- de la impermeabilización del segundo tramo, es decir, la segunda terraza que cubre aquel local, en modo alguno esa actitud condescendiente o resignada avala la tesis jurídica de la comunidad de propietarios ni altera la doctrina antes apuntada ni sus consecuencias jurídicas.
Por todo lo dicho, es razonable la estimación de la demanda contra la comunidad de propietarios en cuanto el daño que proviene de un elemento común por defecto de impermeabilización, siendo este un cuidado que la propia comunidad asume como propio.
TERCERO. - El art. 398.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil establece que "cuando sean desestimadas todas las pretensiones de un recurso de apelación, extraordinario por infracción procesal o casación, se aplicará, en cuanto a las costas del recurso, lo dispuesto en el art. 394" en consecuencia, al no prosperar el recurso de apelación interpuesto y ser rechazada la pretensión impugnativa de la parte apelante, le han de ser impuestas las costas de esta segunda instancia.
CUARTO .- Según el apartado 9 de la disposición adicional decimoquinta de la Ley Orgánica del Poder Judicial , "cuando el órgano jurisdiccional inadmita el recurso o la demanda, o confirme la resolución recurrida, el recurrente o demandante perderá el depósito, al que se dará el destino previsto en esta disposición.".
Toda vez que el recurso es desestimado y confirmada la sentencia apelada, se tiene por perdido el depósito constituido para recurrir al que se dará el destino previsto en el apartado 10 de la citada norma.
En atención a lo expuesto, en nombre del Rey y en ejercicio de la potestad jurisdiccional que nos confiere la Constitución Española, FALLAMOS Que al desestimar el recurso de apelación interpuesto por la COMUNIDAD DE PROPIETARIOS TRAVESIA DIRECCION000 NÚMERO NUM000 , debemos confirmar y confirmamos la sentencia dictada en autos de juicio ordinario número 395/2016 del Juzgado de Primera Instancia núm. 8 de esta ciudad, con imposición de las costas de esta segunda instancia a la parte recurrente.
Se declara la pérdida del depósito constituido para recurrir, al que se dará el destino legal.
Contra esta sentencia cabe recurso de casación por interés casacional, y, en su caso, extraordinario por infracción procesal ante la Sala Primera del Tribunal Supremo. La interposición se hará ante este Tribunal en el plazo de veinte días desde el siguiente al de la notificación de esta resolución. No puede presentarse recurso extraordinario por infracción procesal sin formular recurso de casación.
Al tiempo de la interposición de los citados recursos deberá la parte recurrente acreditar haber constituido el depósito a que se refiere la Disposición Adicional Decimoquinta de la LOPJ , sin cuyo requisito, el recurso de que se trate no será admitido a trámite.
Notifíquese la presente resolución a las partes y remítanse las actuaciones, junto con testimonio de aquella, al Juzgado de procedencia para su ejecución y cumplimiento.
Así lo acuerdan, mandan y firman los Ilmos. Sres. Magistrados arriba reseñados.